¿Qué es para ti la caza?

La caza es mi universo, sin ella no sería el que soy hoy. Sería algo diferente, seguramente mucho más anodino. Es el norte de mi brújula desde que tengo uso de razón. Es un estilo de vida que me ha condicionado en los aspectos más importantes de mi vida, desde el lugar en el que vivo hasta la profesión a la que me dedico.

¿A qué edad comenzaste en este mundo y quien te animó a ello?

A los 7 años me llevó mi padre a un puesto de media veda una calurosa tarde de agosto. Sólo disparó dos veces, a una paloma y a una zorra que pasaba larga. No vimos nada más, pero bastó. Cuando volví a casa mi instinto cazador ya se había despertado.

¿Recuerdas tu primera montería? ¿Cómo fue?

Sí. La recuerdo porque ya era yo mayorcito, con 15 o 16 años. Era cochinera y no disparé. La primera montería de venaos fue en Cáceres y la viví con los perros. Fue muy emocionante, aunque he de reconocer que soy cazador de menor y rececho. Prefiero caminar y ganar la partida al monte de tú a tú.

¿Qué es para ti la caza?

La caza para mí es una forma de vida y una pasión para mí y mi familia.

¿A qué edad comenzaste en este mundo y quien te animo a ello?

Yo empecé con la caza desde bien joven, porque en mi casa siempre se ha vivido esta afición a través de mi hermano mayor y mi padre, esto va en la sangre y me lo transmitieron.

Entrarme  en este mundo de la caza mayor fue por decisión propia unida al apoyo de mi mujer, que sin ella no hubiera sido posible.

¿Recuerdas tu primera montería? ¿Cómo fue?

Sí,  recuerdo perfectamente que fue en Zarza de Granadilla  y la verdad que fue una gran montería.

Fue porque me informé que salían unas fincas de parques nacionales a subasta y pujé por ellas y tuve la suerte de ganar la puja. Recuerdo que  fue una experiencia inolvidable pero dura porque tuve que luchar contra viento y marea pero al final obtuve los resultados esperados.

Jóvenes Cazadores Extremeños (JOCAEX), Jóvenes Cazadores Andaluces (JOCAN), Jóvenes Cazadores Catalanes (JOCCAT) y Xuventudes por la Caza (Galicia) son algunas de las asociaciones juveniles españolas y representamos a miles de jóvenes que disfrutan de la caza a diario y que han elegido su forma de vida libremente y en pleno derecho.

Los ataques animalistas al sector de la caza son una evidencia a día de hoy, pero cuando se realiza sobre menores de edad nos remueve la conciencia, aún más, a todos los que ponemos un poco de sentido común en nuestro día a día. 

Todas las personas tienen el derecho a llevar a cabo una forma de vida libre, dejándose llevar por sus gustos y aficiones, pero siempre dentro de la legalidad. Los cazadores tienen derecho a educar a sus hijos libremente e inculcarle los valores que cada uno ha adquirido a lo largo de su trayectoria cinegética. No hay nada que lo impida y unos radicales animalistas con aires violentos no lo van a impedir. La incitación al odio que emplean estos activistas son una amenaza para la sociedad, ya que sus actos son llevados a cabo con violencia, pasando por encima de los sentimientos de todos para acabar hiriendo a cada persona, simplemente por no pensar como ellos.

Esta indigna situación viene dada por una publicación en las redes sociales de una cazadora que publicó en su perfil una fotografía tras una jornada de caza, en la que aparecían sus dos hijos posando junto a un jabalí abatido durante la cacería. Un comentario de un radical animalista le deseaba la muerte a sus dos pequeños, en vez de al jabalí. 

Esta es una actuación con la maldad presente por intención, que no se puede tolerar y que debe ser perseguida por la justicia hasta que el causante pague por ello, y así será según nos consta. Las Asociaciones Juveniles Cazadores de España piden que se juzgue al animalista con todo el peso de la Ley, desear la muerte de dos niños cazadores no pasa por ningún derecho de ningún ciudadano. 

Desde la Asociación JOCAEX (Jóvenes Cazadores Extremeños) nos hemos puesto en contacto con la madre de los niños y autora de la publicación de la fotografía, quien nos ha mostrado su malestar e indignación ante los hechos. Desde estas líneas le mostramos todo el apoyo.

Sr. Antonio de la Dueña Armida, le prometo que he intentado pasar por alto sus palabras y concienciarme de que usted lo hizo en un momento en el que le pudo un ataque de ira y de locura contra los cazadores, pero me es imposible no dedicarle unas palabras.

Intento por un segundo pensar como usted pero no lo consigo, no consigo entender como una persona puede tener unos argumentos tan malos en defensa de los animales como son desearles la muerte a dos niños.

No vamos a entrar a valorar mis argumentos como cazador contra los suyos de animalista pues posiblemente le hundiría.

Pienso que usted es un demente, un demente que no tiene palabra en esta sociedad mientras no cambie esa maldad, esa poca vergüenza y esa locura.

Ya no es un tema de caza si o caza no, es un tema de humanidad, un tema de cómo alguien puede desearle la muerte a otra persona, por el mero hecho de que no comparta su misma idea.

Si usted tenía algo de razón sobre la defensa de los animales, en el mismo momento en el que escribió semejante barbarie la perdió. Esa no es la manera de defender a los animales, sus amigos los animalistas no le estarán aplaudiendo por ello, si no que se estarán haciendo las mismas preguntas que yo. ¿Cómo se puede ser tan desalmado? ¿Cree usted que así ama más a los animales? ¿Cómo piensa usted que se sentirá esa madre?

¿Hasta dónde vamos a llegar señores? No es la primera vez que ocurre algo como esto y que pasa por alto. Esa no es la manera de solucionar esto. Gente como esta es la que sobra en el mundo.

Espero que caiga sobre usted todo el peso de la ley, que sea condenado. También espero que tenga usted los “cojones” de pedir perdón a esa madre y porque no a esos niños. Y le pido además que cambie, que deje de corroerle ese odio, pues esa no es la manera de defender nada.

Atentamente,

 

R. Gómez.

 

Debido a todos los ataques que está sufriendo últimamente la caza y sus cazadores me atrevo a escribir esta carta. Creo que lo primero que tengo que decir es que soy estudiante de último curso de BIOLOGÍA, si señores, y orgullosa de serlo con el mismo orgullo que digo que soy  CAZADORA.

Página 1 de 3

Acerca de Fedexcaza

Federación Extremeña de Caza, 2016

Tel: 924 171 024 / 682 995 029 Fax: 824 680 088

federexca@fedexcaza.com

Ctra. de Cáceres Nº3 (Edificio Blanco). C.P. 06007 – Badajoz

Contactar